+562 2846 0945

Articulo

Cumple los objetivos de tu empresa ¿Qué es una conversión?

Siempre se indica que las campañas y estrategias digitales deben estar pensadas, alineadas y orientadas hacia las conversiones, pero ¿qué es una conversión? La respuesta se basa de acuerdo a los objetivos de cada marca.

La conversión se produce cuando el usuario realiza la acción que tenemos como objetivo de empresa. Esta puede ser una venta, un registro, la descarga de un contenido, la instalación de una aplicación, una suscripción, apertura de correo electrónico, etc. Si bien cualquiera de estas implica una interacción con el sitio, debe definirse cuáles son realmente significativas para la marca y así considerarla como una conversión.

Cuando el propósito es vender, por ejemplo, la conversión debe ser la venta exitosa. Por el contrario, si se trata de un portal de contenidos, el objetivo podría ser conseguir suscripciones. En el caso de servicios como hoteles, se entenderá como conversión cada reserva. Aunque todos intentan obtener los mejores índices en este sentido, también es importante realizar medición de las microconversiones.

Por este concepto se entiende cualquier acción que aporte en el camino hacia la conversión. Es decir, para un sitio e-commerce cuyo objetivo final es una venta exitosa, una microconversión es añadir un producto al carro de compras. En este sentido, lo que para algunas empresas representa una conversión, para otras puede ser parte del proceso de negocio.

El énfasis radica en tener muy bien definidos los objetivos empresariales, para poder realizar una medición exitosa y optimizar cada acción de acuerdo a su función.

Dependiendo de los resultados de las mediciones, es posible realizar A/B Testing para conocer qué etapas del proceso de conversión son más eficaces para concretar un objetivo. Estas pruebas pueden aplicarse en distintas páginas o elementos del sitio, y así contar con indicadores reales y relevantes sobre las preferencias de los usuarios.

Así, para cumplir las metas empresariales no basta con mirar el número de ventas/registros/ventas/suscripciones como un valor aislado.

Es necesario prestar atención a todo el proceso desde cómo atraer tráfico, el contenido ofrecido al usuario y la navegación que este realiza.